Día de la Tradición, su importancia en la Empresa Familiar

En la Argentina el día de la tradición se celebra el 10 de noviembre, fecha que fue elegida en conmemoración del nacimiento del poeta argentino José Hernández (1834 – 1886), que escribió El gaucho Martín Fierro, relato en forma de verso de la experiencia de un gaucho argentino, su estilo de vida, sus costumbres, su lengua y códigos de honor.

Que importante resulta que podamos reflexionar y compartir esta celebración con las Empresas Familiar por muchas razones, pero fundamentalmente, porque LA TRADICIÓN es un factor clave para el éxito de la empresa familiar, como fuente de valor diferencial.

Las tradiciones en las Familias Empresarias transmiten valores, creencias, costumbres y conocimiento de generación en generación, por este motivo, son un elemento cultural clave para fortalecer el orgullo de pertenencia y favorecer la armonía familiar.

En algunas tradiciones, las familias empresarias, configuran los roles, muestran los limites y precisan las reglas familiares (los protocolos no escritos que todas las familias tienen).

Muchas familias empresarias, a través de acontecimientos, celebraciones, rituales o tradiciones familiares, que celebran reiteradamente en el tiempo, y de generación en generación, logran una identidad familiar que es fundamental para definirse como Empresa Familiar con deseos de continuidad y preservación patrimonial.

Según estudios de Empresa Familiar, los diferentes tipos de tradiciones familiares que se dan con mayor frecuencia en las familias empresarias son: las tradiciones familiares, los rituales de ciclo vital y las rutinas de la vida cotidiana.

Ejemplos:

Entre las tradiciones familiares encontramos las costumbres, que generalmente son iniciadas por el fundador: tradiciones filantrópicas, participación en tradiciones de la comunidad más próxima, la inversión en I+D, etc.

Entre los rituales del ciclo vital, encontramos los acontecimientos que marcan las transiciones de una etapa del ciclo vital a otra, como bodas, bautizos, funerales, etc.

Entre las rutinas de la vida cotidiana, encontramos los rituales familiares como la hora de la cena, la manera de recibir invitados en casa, la despedida y el recibimiento diario de cada uno de los miembros de la familia al salir o al volver a casa. Si bien son las menos planificadas, estas rutinas cotidianas establecen interacciones que ayudan a definir los roles y las responsabilidades de cada uno de los miembros de la familia empresaria.

Lectura relacionada: AQUI

Autora: Natalia Christensen.



Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: