El Gobierno de la Familia: su funcionamiento y tareas de gestión familiar

Las empresas familiares son el resultado de dos grandes ámbitos de dirección: la empresa y la familia: históricamente la empresa ha tenido claro sus modelos de gestión; pero en las empresas familiares el ámbito familiar era visto simplemente como de ámbito doméstico y, por lo tanto, como un ámbito de “no gestión formal”. Como en cualquier familia había problemas, pero se resolvían como en todas las demás, a nivel interno y priorizando su análisis desde el punto de vista de las interacciones afectivas habidas entre sus miembros.

Ello ha sido engañoso y muchas empresas familiares lo han pagado muy caro; tanto, que como consecuencia de sus conflictos familiares muchas de ellas han desaparecido. Empresas, que en muchos casos eran altamente rentables, es decir, su ámbito empresarial estaba bien gestionado, pero sin embargo, en su ámbito familiar, sobre todo en la medida que la familia iba creciendo, había absoluta ausencia de gestión.

Decir que en una empresa familiar el ámbito familiar no se puede gestionar es una falsedad. Todo lo que es humano es gestionable y, por tanto, al igual que en la empresa su entorno humano es gestionable, también éste lo es en la familia. La diferencia entre los distintos entornos humanos son sus códigos de relaciones, para lo cual si queremos gestionarlos adecuadamente es obligado entender bien dichos códigos. En definitiva, la empresa tiene sus códigos y las familias los que le son propios, pero ambos son ámbitos gobernables.

Todo código es un modelo de organización social, de orden, el cual está basado en un implícito esquema de valores. La empresa es un entorno humano que tiene su propio esquema de valores, al cual ha ido incorporando modelos de organización que permiten materializar dichos valores. En la familia, como entorno humano que también es, existen ambas variables, valores y modelos organizativos propios, los cuales también han ido generando sus propios códigos de comportamiento interno.

Una familia empresaria profesionalizada, lo es en tanto en cuanto sus ámbitos de gestión los tiene claramente organizados en base a sus códigos respectivos y siempre de manera formal y documentada. Una empresa profesionalizada tiene su organigrama claro, sus objetivos documentados y definido sus principios de funcionamiento. El problema es que muchas familias empresarias paralizan ahí la profesionalización de su gestión, dejando el ámbito familiar a un modelo de gestión (existente, pero) espontáneo, informal e indocumentado. Todos sabemos de los riesgos de este sistema cuando las diferencias y conflictos entre familiares hacen acto de presencia, y más si los fundadores ya no viven.

Por tanto, la gestión del ámbito familiar se torna en un factor de vital importancia para la continuidad de la empresa familiar, sobre todo, cuando comienzan los procesos de transición generacional.

Ahora bien, la gestión del ámbito familiar no es una acción que se improvisa de un día para otro, es un proceso que se debe desarrollar en paralelo al desarrollo de la empresa, aunque su plasmación documentada normalmente suele y debe pormenorizarse durante la primera transición generacional. De ello hablaremos en el Taller para Familias Empresarias que se desarrollará el día 11 de Octubre de 2013 en Buenos Aires, organizado por el IADEF, abordemos la profesionalización de los consejeros de Familia.

Descargar FOLLETO DEL CURSO AQUI

A la hora de conformar el Consejo de Familia es importante que queden claro para todos los familiares cuales son las funciones específicas de dicho Órgano de Gobierno. Lo importante es que los distintos órganos de gobierno tengan claro cual es su misión como fundamental aportación de valor al conjunto de la empresa familiar en contraste con los demás órganos de gobierno.

A mi me gusta sintetizarlo de la siguiente manera:

ÓRGANOS DE GOBIERNOS: APORTACIONES DE VALOR

  • EQUIPO DE GERENCIA:
    • Gobierno de la Empresa
    • Gestión del Presente
    • Especialización de Tareas
  • DIRECTORIO:
    • Gobierno del Negocio
    • Gestión del Futuro
    • Control de Gerencia
  • CONSEJO DE FAMILIA:
    • Gobierno de la familia
    • Gestión Generacional
    • Control de la Propiedad

Centrándonos en el Consejo de Familia, por lo general en toda empresa familiar el dicho Consejo tiene como objetivos comunes:

  • Planificar el proceso sucesorio y coordinarlo con los distintos órganos de gobierno.
  • Profesionalizar a todos los miembros familiares en sus distintos roles de relación con la empresa, bien sea como accionistas, como directivos, como empleados o en un mix de todos ellos.
  • Cuidar las relaciones entre las distintas ramas familiares e intereses de grupos afines previendo para ello un calendario de actividades y encuentros anuales.
  • Promover la comunicación entre miembros de la generación siguiente a través de un calendario de encuentros que permita el conocimiento entre ellos y la cultura y valores de la empresa.
  • Crear dentro del Consejo de Familia un Family Office activo que de servicios a los familiares como forma de identificación de estos con su empresa y reconocimiento de pertenencia a la misma.
  • Desarrollar, actualizar y difundir el Protocolo Familiar entre los familiares consanguíneos (y políticos si procede).
  • Organizar los encuentros o Asambleas Familiares anuales como forma de conocimiento recíproco y cohesión de miembros consanguíneos y políticos.

Lo importante es que la familia empresaria tome conciencia de que el Consejo de Familia es mucho más que un encuentro de familiares que por su cariño, edad o poder se reúnen informalmente  para pasar un rato juntos y hablar de sus cosas.

El Consejo de Familia es el órgano de gobierno del cual depende que esa familia siga teniendo en la presente y próxima generación continuidad como tal  familia empresaria. Ello implica conocer la cultura familiar, conocer sus puntos débiles  para prever posibles conflictos futuros y actuar en consecuencia, profesionalizar las comunicaciones familiares y capacitar a todos los familiares en función su implicación en la empresa, etc.. Para todo ello y dar respuestas a los objetivos comunes anteriormente señalados es imprescindible preparase como consejero de familia. De lo contrario, intentaremos responder a los problemas familiares con instrumentos y metodologías de análisis típicas de la Gerencia o de los consejeros de administración, teniendo con ello muy pocas probabilidades de éxito.

Autor: Fernando Nogales Lozano. Consultor Internacional de Empresa Familiar, autor de numerosos libros, profesor y miembro del IADEF.



Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: