Valuación de empresas familiares en crisis

Las prácticas comerciales y la organización interna familiar, también son relevantes.

La teoría económica en general suele definir a la empresa como una unidad productiva de bienes y servicios que procura la obtención de beneficios económicos por las actividades desarrolladas (1), la que será “familiar”, según el rol que la familia o grupo familiar tenga en la empresa, pero fundamentalmente con la intención de mantener su participación familiar en la empresa. La empresa familiar, como tal (y más allá del cúmulo de bienes que integran esta unidad productiva), tiene un valor intrínseco que se relaciona con el valor de sus activos y con las futuras ganancias que éstos pueden generar. Igualmente, este valor también depende de otros factores, tales como la estructura patrimonial, el planteo del mercado, el nivel de facturación, la rotación, el esquema de financiamiento, los recursos humanos, etc., y otros aspectos intangibles (los valores de la empresa familiar, la trayectoria de la familia empresaria, el sentido de pertenencia a la empresa, etc.).

La valuación de empresas se ocupa de determinar ese valor en función de los distintos interesados en la empresa (accionistas, directores, familiares, proveedores, clientes, empleados, fisco, etc.) (3) y suele fundarse no sólo en estrictas pautas económicas o financieras, sino también en apreciaciones razonables tomadas sobre las llamadas prácticas comerciales y la organización interna familiar. La valuación no es un objetivo instantáneo, sino que requiere de un proceso de actos y valoraciones que puede llevar cierto tiempo. Se cree, erróneamente, que la valuación de una empresa familiar sólo pueda realizarse a los efectos de su compra o venta (o del conjunto de los activos que determinan esta unidad productiva). Si bien éste es conceptualmente el caso más usual, la valuación de una empresa familiar debería realizarse también para determinar el esquema de financiamiento de la empresa(en orden a determinar si es más eficiente aumentar el capital social o endeudarse financieramente o también en orden a la justa fijación de la prima de emisión, en orden al traspaso generacional en las empresas familiares (y en función de determinar los incrementos patrimoniales habidos en un determinado período o para determinar las legítimas o colaciones en caso de sucesiones), para fijar los alcances y proporcionales en una reorganización, fusión o escisión societaria (y que mediante la fusión no se produzcan desplazamientos de valor), para la captación de inversores o potenciales accionistas o -incluso- para la fijación de estrategias de mediano y largo plazo en orden a la creación de valor de la sociedad.

Los entornos económicos o financieros de una empresa pueden determinar su crisis o cesación de pagos. Esta situación que usualmente puede poner en duda la continuidad o rentabilidad de la empresa suelen determinar la necesidad de valuación de la empresa familiar en orden a definir cuestiones elementales en orden al financiamiento futuro (y determinación de posibles tasas y demás condiciones crediticias) y a la definición de estrategias (y su concreción en planes) comerciales o de otra índole en el corto y mediano plazo, planificando también el rol de la familia en este proceso.

La presente contribución procura, sobre la base de los elementos generales de finanzas y de las empresas familiares, determinar los aspectos más relevantes que pueden influir en el proceso de valuación de una empresa familiar en dificultades. La dificultad financiera o económica determina riesgos sobre la continuidad de la empresa familiar y este solo supuesto determina la fijación de variables y escenarios que es conveniente planificar (siempre sobre el razonable paradigma de que no es lo mismo  una valoración de la empresa “viva” o en marcha que una que se sustente en la directa liquidación de los activos de la empresa), conociendo el complejo entramado de la familia empresaria.

 

SUMARIO:

I. Introducción.

II. Causas de la crisis.

III. Métodos de valuación.

IV. Factibilidad de reestructuración y plan de crisis.

V. Métodos de valuación.

VI. Utilización de los criterios de valuación de empresas en crisis en el régimen concursal.

Autor: Carlos A. Molina Sandoval. Abogado. Miembro del IADEF, Director Delegación Córdoba IADEF.

 

DESCARGAR ARTICULO COMPLETO AQUI



Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: