La evaluación de desempeño

Responsabilidades definidas y objetivos claros  

La Empresa familiar es problemática por naturaleza,  por su constitución y estructura genera conflictos en la mayoría de los casos. Ahora, si bien este concepto sigue intacto, descubrí que también tiene por constitución y dentro de su estructura un tesoro escondido. Si una Empresa Familiar es bien gestionada, no sólo se evitan o disminuyen conflictos, si no que se transforman en organizaciones con un potencial enorme.

Dentro de las prácticas que generan ese círculo virtuoso de a mayor Rentabilidad mayor Armonía, una de las imprescindibles es el de la evaluación de desempeño de los familiares que trabajan en la empresa.

Responsabilidades definidas y objetivos claros

El error mas habitual es el de incorporar a los familiares “a trabajar”, a “hacer algo”, “a ayudar”, y sobre todo cuando son los hijos.

Entonces, los padres, están juzgando actitudes y formas de hacer las cosas en lugar de analizar resultados.

Para que una tarea pueda ser evaluada en cualquier circunstancia tiene que ser definida por un objetivo claro a alcanzar. Además en cualquier trabajo debemos tener las responsabilidad definida, y cada uno dentro de la empresa familiar debe ser responsable de algo, NUNCA DOS RESPONSABLES!!

Generalmente pregunto a todos quien es responsable de ventas? La respuesta habitual es “todos somos responsables”, o Quien maneja al personal? Respuesta habitual, “todos”.

Si todos son responsables de todo, nadie es responsable de nada

Un responsable por sector y cada uno debe tener los objetivos de su sector perfectamente claros.

Sin esta condición, no podemos evaluar la tarea de cada uno.

La evaluación

En este tipo de organizaciones no es habitual el decirle al familiar que trabaja en la empresa que hace bien y que hace mal. Generalmente cuando se dicen estas cosas, normalmente lo que se hace fuera de norma o de lo esperado, porque lo que se hace bien, por alguna extraña razón, la mayoría de las familias nunca lo dice, genera la actitud de defensa y rechazo de parte del criticado, y esto genera un conflicto.

Entonces lo habitual es “mandar a decir”. Se “demuestra que no estamos conformes”, se le dice a la madre del involucrado, o a la esposa, esperando que lo hable abiertamente, cuando la madre o la esposa es, generalmente, la mediadora que trata de evitar todo tipo de conflictos y entonces también “sugiere”.

- Mi hijo llega tarde todos los días.-

- Y usted le dice algo?.-

- No!! Comienza a justificar, que él se queda mas tarde, que trabaja sábados y domingos, y terminamos peleando. No me entiende.

- Y entonces que hace?

- Y.. le pongo mala cara toda la mañana.

Como este vemos infinidad de casos los que estamos en contacto con Empresas Familiares.

La evaluación de desempeño

Para evitar o disminuir este tipo de conflictos y otros muchas veces mas graves, es imprescindible generar un ámbito donde pueda decirse a los familiares que trabajan en la empresa que hacen bien y que hacen mal y tienen que modificar.

Esto se consigue generando una evaluación de desempeño de los familiares que trabajan en la empresa. Esta puede efectivizarse una o dos veces al año, dependiendo de las desviaciones que se observan al principio del proceso.

En el Protocolo Familiar definimos una cláusula que obliga a llevar a cabo esta práctica en el periodo definido.

El mecanismo para efectivizarlo es único en cada empresa, es decir se debe adaptar a la estructura de la empresa y la familia.

Para esto hay que definir también, quien evalúa. En las organizaciones muy grandes este proceso se lleva a cabo mediante el mecanismo normal, es decir cada jefe evalúa a sus subordinados, sean estos familiares o no.

En las empresas pequeñas o medianas, donde no existe este hábito, hay que designar un comité de evaluación. Este puede estar constituido por todos los familiares que trabajan en la empresa, y todos se evalúan entre si. Otras veces es el directorio el encargado de evaluar a los familiares, de acuerdo a resultados y comportamientos.

En todos los casos, aquellos familiares que forman parte del comité de evaluación deben capacitarse en alguno de los métodos disponibles para evaluar desempeño.

En las empresas de menor tamaño debe evitarse que el superior inmediato, sobre todo si este no es familiar, evalúe a un familiar que luego va a estar, seguro, en la reunión de accionistas, entonces de alguna manera será su superior.

La mayoría de las veces lo mas práctico es que todos los familiares que trabajen en la empresa se evalúen entre si, en una evaluación tipo 360°.

Entonces esta práctica obliga a que se diga a cada uno de los familiares que trabajan en la empresa, que hace bien y que cosas debe modificar para mejorar su desempeño.

Si algún familiar obtiene una evaluación muy baja, las cosas a mejorar están fuera de su capacidad o el mal desempeño tiene que ver con ir en contra de los valores de la familia, entonces se informa al Consejo de Familia y este decidirá que hacer con él.

Dentro de las prácticas para descubrir ese tesoro que las Empresas familiares llevan dentro de si, esta evaluación de desempeño es de las que arroja las mejoras mas visibles.

  Autor: Ing. Santiago Antognolli. Socio del IADEF y Director de Empresas Familiares Asociadas.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: