Doce trampas legales para las empresas familiares. Reglas para evitar que aparezca el “licántropo”.

Las empresas familiares tienen grandes fortalezas y algunas debilidades . En este trabajo vamos a referirnos solo a las debilidades. Hay debilidades propias de todas las empresas familiares que resultan de la difícil coexistencia de un “sistema emocional”, como es el familiar, con un “sistema racional”, como es el empresario. Entonces, las conductas, las decisiones y la “cultura empresarial”, o sea la forma en que se considera “correcto” hacer las cosas día a día, pueden verse influenciadas por lo emocional en perjuicio de lo racional, como pasa por ejemplo en materia de cargos en la empresa, trabajo de familiares y aplicación de los fondos generados por el negocio, lo que con el tiempo genera conflictos. Ahora bien, en nuestro país, a esas debilidades generales se suma otra debilidad más: es la que deriva del “sistema legal” ya que las normas jurídicas aplicables a la familia, a la empresa y a la propiedad, consideradas en forma aislada y en el modo en que hoy son interpretadas por los tribunales, otorgan al pariente que no comparte las decisiones familiares el poder de destruir valor, tanto en la empresa como en la familia. A ello se suma un grave aspecto cultural: la tendencia local a transgredir la ley sin mayores reparos que, en materia de empresa familiar, lleva a no cumplir el protocolo cuando éste existe . Autores: Por Eduardo M. Favier Dubois (h) y Lucía Spagnolo. Descargar AQUI


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: