John Elkann, el auténtico salvador de la familia Agnelli

Nieto del mítico Gianni (FIAT), se ha coronado en la industria del motor

john-elkannPolíglota, trotamundos y con una enorme red de contactos internacionales, John Elkann (39 años) es el actual rey sin corona de Italia. Representa la nueva imagen de los Agnelli, poderoso clan en el que él ahora figura como su salvador. En 1997, cuando tenía 21 años, fue elegido por su abuelo Gianni Agnelli como su sucesor en la dinastía.

Ambos, abuelo y nieto, tienen en común unos principescos modales. De hecho, el desaparecido Gianni Agnelli fue considerado, por su poder y estatus, una suerte de «monarca» empresarial y social. Pero entre ellos también hay diferencias: mientras el abuelo fue un Don Juan con infinidad de amantes, famoso en Estados Unidos por sus amistades con John F. Kennedy y su viuda, Jacqueline; los Rockefeller, los Rothschild o Henry Kissinger, el nieto Elkann prefiere una vida social con un perfil más bajo. Lejos de los focos, en raras ocasiones concede una entrevista. Aunque, eso sí, atraído por la energía empresarial americana, John ha seguido estrechando los lazos que forjó su abuelo, sobre todo con al anciano Kissinger, quien es su padrino. El joven Elkann participa regularmente en los encuentros de los grupos que comandan el mundo: Bilderbeg, Sun Valley Conference o Berkshire Hathaway de Warren Buffet.

Nacido en Nueva York (1976), es el primogénito de Margarita Agnelli y de su primer marido, el escritor y periodista Alain Elkann, miembro de una rica familia italo-francesa. John tiene un hermano, Lapo, soltero de oro y empresario con vida desenfrenada; una hermana, Ginevra, y otros cinco hermanastros nacidos del segundo matrimonio de su madre.

En la intimidad

Yaki, como le llaman sus familiares y amigos, se educó en París y en Italia, y se licenció en Ingeniería en el Politécnico de Turín, una de las universidades más prestigiosas de Italia. En 2004, tras cinco años de discreto noviazgo, se casó con Lavinia Borromeo, descendiente de San Carlos Borromeo, una de las familias nobles más antigua de Italia. Tienen tres hijos, nacidos en el hospital público Santa Ana de Turín y bautizados con nombres curiosos: Océano, Vita y Leone.

Catapultado a la vicepresidencia del imperio FIAT a los 28 años, John tuvo un papel importante en la elección del italo-canadiense Sergio Marchionne para el cargo de CEO de la multinacional. Forman una pareja de éxito, hasta el punto de lograr el ambicioso objetivo de aliarse con Chrysler. Tras una década al frente de la FIAT, John ha demostrado que no era un simple heredero: ha salvado del colapso a los Agnelli.

También preside de FCA y de Exor, sociedad valorada en más de 9.000 millones de euros y que utiliza la familia para sus inversiones, ampliamente diversificadas más allá del automóvil: medios de comunicación, seguros, finanzas, deporte (Juventus de Turín). Elkann se ha apuntado, entre otros, dos éxitos importantes: en agosto adquirió, por 405 millones de euros, el 43,4 por 100 del capital de «The Economist», la biblia de las finanzas y semanario al que estaba suscrito desde que tenía 13 años. También controla «La Stampa» de Turín y es el mayor accionista de RCS MediaGroup. Su segundo golpe maestro ha sido la salida a Bolsa de Ferrari. La mítica marca del cavallino rampante es un símbolo de exclusividad y éxito. Como la vida del propio John Elkann, cuyo vocablo favorito es «adaptación»: «Mi vida ha estado siempre marcada por la adaptación al ambiente circundante», ha dicho. Palabra de líder.

Autor: Angel Gomez Fuentes.

Fuente: ABC



Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: