La sucesión: lecciones de las dinastías empresariales familiares

Cuando la familia considera que el futuro es mantenerse juntos, aumentan las probabilidades de trasmisión a las siguientes generaciones

La sucesión es un proceso más complejo de lo que inicialmente se pensaba por un lado, y por el otro es aprender cómo las empresas familiares longevas, lo que he denominado dinastías empresariales (Dinastías Empresariales, Serebrenik G. Raúl), cada vez afinan más estos procesos partiendo de su propia experiencia y con miras a que su patrimonio perdure por muchas más generaciones.

En esta segunda parte del tema que expongo, quisiera referirme a las dimensiones adicionales que se deben tener en cuenta a la hora de planificar el proceso de la sucesión, que en algunos casos tiene que ver más con la incorporación de las nuevas generaciones en todos los procesos que implica la continuidad.

Las dimensiones adicionales desde la perspectiva del Modelo de la Consolidación de las Dinastías Familiares (Serebrenik G. Raúl 2011) serían:

5. La sucesión del capital intelectual

En una primera generación, el capital intelectual, todo conocimiento que potencia la continuidad, el crecimiento de la familia y el patrimonio en todo su contexto, es una de las razones principales por la cual al fundador le es difícil soltar la batuta a la siguiente generación, pues hay el sentimiento de que el sucesor no posee conocimiento suficiente.

¿Cómo puede el páter familia confiar en el sucesor o la sucesora para cuidar el negocio si él o ella no han desarrollado las capacidades, los conocimientos y habilidades que el fundador había adquirido mientras se desarrollaba el negocio?

Con frecuencia, el líder saliente es maravilloso en concebir el negocio, pero a menudo no es muy bueno en “administrarlo”. Hoy en día la nueva generación puede haber aprendido mucho más y ha crecido bajo los fundamentos de la educación formal actual.

En los últimos trabajos desarrollados, abordamos con las familias cómo se fundamenta precisamente el proceso de planificar la sucesión, que incluye una evaluación de lo que deberían ser las competencias, habilidades y el conocimiento que se necesita para que un buen líder de la familia pueda llevar la compañía hacia adelante.

En muchos casos se trabajan los procesos de formación como parte de los procesos de integración de la nueva generación, potenciando la planificación de la sucesión.

6. La sucesión del capital social

Por capital social se entiende como todas aquellas relaciones o conexiones que potencien a la familia, sus negocios, por ende su patrimonio y con esto la transmisión de  las relaciones clave que serán entregadas a los sucesores.

Dentro de las relaciones están los clientes, socios proveedores, empleados, propietarios, personas en el sector financiero y asesores dentro de otras relaciones importantes que mantiene la familia.

La trasmisión de las relaciones es un proceso gradual que requiere un esfuerzo tanto por parte de la generación mayor como de las siguientes generaciones. Los sucesores tendrán que ganarse la confianza de todos estos grupos de interés. Lo ideal es que estos procesos se entiendan como parte normal de una estrategia de continuidad y que no tome por sorpresa a nadie.

7. La sucesión de capital estructural

En la mayoría de los casos de grandes familias sería imposible gobernar sin que se hayan desarrollado las estructuras de gobierno apropiadas, tanto en el lado de la familia como en el lado de las empresas y en algunos casos, también estructuras adecuadas en el manejo de los temas patrimoniales. Estas estructuras que incluyen las reglas de juego, como las reglas sobre el comportamiento de los miembros de la familia con referencia a todo el sistema, son esenciales a la hora de proyectar la continuidad, estas estructuras se irán complejizando en la medida que cada sistema (familia, empresas y patrimonio) se complejice con el paso del tiempo.

El proceso de sucesión en esta dimensión se convierte en el tiempo en una oportunidad, donde se le abre el compás y los espacios de participación a todos los miembros de la familia, en algunos casos, desde edades muy tempranas.

8. La sucesión de capital financiero o económico

La propiedad es uno de los componentes mas interesantes de la sucesión, es aquí donde de verdad se ponen a prueba muchos de los diferentes capitales que explicamos en el modelo de consolidación de las Dinastías Familiares (Serebrenik G. Raúl 2011), sobretodo de los valores y principios definidos por la familia. Si esta trasmisión no se ha planificado, las consecuencias por ejemplo tributarias pueden hacer que las otras trasmisiones se compliquen.

En muchos casos las relaciones familiares se ven afectadas por “quién obtiene qué del patrimonio familiar”. En primeras generaciones es muy usual que el negocio represente el mayor activo de la familia. Sin la estrategia adecuada y la apropiada planificación, esto puede conducir a luchas de poder entre hermanos o primos, con las respectivas frustraciones para otros.

Hay muchas consideraciones y estrategias sobre cómo se puede realizar la sucesión de la propiedad de manera exitosa, que con ayuda de asesores tributarios, contadores, abogados y asesores financieros deben abordar mientras se organiza el negocio y el plan para estas transiciones.

A manera de conclusión, la planificación de la sucesión debería dirigirse en un proceso mucho más holístico de lo previsto a primera vista y debe comenzar con una visión clara y compartida por los miembros de la familia, en los términos de cuál es el futuro que prevé para la familia sus negocios y su patrimonio.

Cuando la familia considera que el futuro es mantenerse juntos, aumentan las probabilidades de que la trasmisión a las siguientes generaciones sea  exitosa.

Tener un diálogo abierto que incluya los sueños, objetivos y las metas de los familiares de manera individual, comparados con las metas y objetivos  colectivos, ayuda a todos a considerar qué valor agregado hay para cada miembro de familia en el seguir juntos y cómo pueden apoyarse mutuamente en la realización de sus sueños individuales y colectivos, aclarando el papel que juegan los activos y capitales de la familia, en ese futuro compartido.

 

Autor: Raúl Serebrenik

Fuente: Dinero.com

 



Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: