Caso Boehringer Ingelheim. Innovación.

Boehringer Ingelheim apostó desde el principio por la innovación y éste ha sido su sello distintivo desde sus orígenes en 1885. No en vano, tanto su visión como sus principios corporativos giran en torno al lema “creación de valor a través de la innovación”. El artículo que hemos publicado en In Family Business repasa la historia de esta empresa cuya propiedad sigue siendo 100% familiar. En este post expongo cuatro lecciones que todo empresario familiar puede aprender de este laboratorio centenario.

  1. Apostar por la investigación y la innovación

Albert Boehringer, el fundador, destacó por su incansable labor de investigación. En 1893, descubrió una bacteria que permitía producir ácido láctico a gran escala. En 1905 desarrolló un proceso de extracción de alcaloides como la morfina, la cocaína y la codeína, que fueron la base del primer fármaco de la empresa: el Laudanon. En 1917, la creación del primer departamento de investigación, con el profesor Heinrich Wieland al frente, impulsó el desarrollo del negocio en los sectores del ácido, los alcaloides y la industria farmacéutica. Años más tarde, en la década de los 80, Boehringer lanzó al mercado el Actilyse, el primer tratamiento trombolítico existente para los ataques cardíacos.

En tu empresa, ¿contáis con un departamento de I+D? ¿Cómo fomentáis la innovación?

  1. Cuidar a los empleados

Albert Boehringer también fue pionero en implantar medidas de bienestar para sus trabajadores. En 1902 instauró los primeros seguros médicos. Diez años después puso en marcha los planes de pensiones y algo más tarde creó un servicio de comedor para todos los empleados.

¿Cómo cuida tu empresa a sus empleados? ¿Cuenta con un programa de beneficios sociales para los trabajadores?

  1. Preparar la sucesión

Cuando Albert Boehringer falleció en 1939, varios miembros de la familia formaban ya parte del consejo de administración de la empresa: su sobrino Robert Boehringer, sus hijos, Albert y Ernst Boehringer, y su yerno, Julius Liebrecht. En aquel momento, Albert y Ernst asumieron la dirección de la compañía, Tras la muerte de los hermanos Boehringer, su cuñado, Julius Liebrecht, fue nombrado presidente de la junta de socios en 1965. La tercera generación de la familia se unió a la empresa poco después: en 1967 se incorporaron el hijo de Julius Liebrecht, Hubertus, que fue designado presidente en 1971; y Wilhelm Boehringer, hijo de Albert Jr. Boehringer, que dirigió la división de Producción y Tecnología hasta su muerte en 1975.

En tu empresa, ¿habéis planificado el proceso de sucesión? ¿Contáis con procesos formales para la incorporación de las nuevas generaciones al negocio?

  1. Estructurar la empresa adecuadamente

Con la incorporación de la tercera generación, la empresa estructuró todas sus filiales

extranjeras bajo la matriz Boehringer Ingelheim GmbH, mientras que las actividades en el mercado local quedaron agrupadas en la sociedad Boehringer Ingelheim KG, fundada en 1981. El negocio farmacéutico también se reorganizó años después, y tras la fusión en 1998 de Boehringer Ingelheim KG y Dr. Karl Thomä GmbH, se creó Boehringer Ingelheim Pharma KG, la filial farmacéutica. Hoy en día, el grupo se estructura en dos divisiones: Farma Humana y Salud Animal.

¿Cuenta tu empresa con estructuras adecuadas? ¿Cómo se organizan las diferentes líneas de negocio?¿Tenéis una sistemática para reflexionar acerca de la estructura organizativa mas conveniente?

Autor: Josep Tapies Fuente: Blog IESE  


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: