Padres: 5 cosas para enseñar a sus hijas a prepararse para el éxito empresarial

Los papás son buenos maestros. Mi padre era un gran maestro. Me mostró que era amado. Me recordó que yo era especial y que podía hacer cualquier cosa en el mundo mientras yo trabajara duro para conseguirlo. Inculcó en mí una omnipresente confianza en sí mismo.

Afortunadamente también me enseñó cosas que me ayudarían a tener éxito en el mundo de los negocios. No estoy seguro de si esa era su intención o si pensaba en esas lecciones como habilidades estandares de vida . Mientras reflexiono sobre los consejos que han dado forma a mi base profesional, sus primeras lecciones permanecen en la parte superior de la lista.
Aquí hay cinco lecciones de negocios inestimables que aprendí de mi papá. Mientras que algunos pueden parecer inusual, confía en mí: hacen una gran diferencia.

1. Cómo hablar el lenguaje del poder
Según Susan Colantuono, aproximadamente la mitad de todos los puestos Medios de Dirección son ocupados por mujeres, pero el porcentaje de mujeres en la parte superior de las organizaciones representa menos de un tercio de ese número. Entonces, ¿por qué hay tan pocas mujeres en posiciones de liderazgo? ¿Por qué tantas mujeres quedan atascadas en el medio?”

La mayoría de las empresarias son buenas comunicadoras, son jugadores de equipo, buscan mentores y desarrollan otros … pero a menudo carecen de antecedentes financieros críticos y perspicacia empresarial estratégica. Como dice Susan, las mujeres necesitan “ser capaces de hablar el lenguaje del poder … no solo hablar de lo bueno que eres con tu equipo, sino de la contribución que tú y tu equipo pueden y harán al negocio”.
Ayude a su hija a entender que un mando de finanzas y estrategia son críticos, independientemente de su carrera. Susan señala que este es el consejo de carrera que la mayoría de las mujeres nunca reciben.

2. Cómo hacer un “Ascenso real”
¿Te acuerdas de hacer flexiones en la clase de gimnasia en la escuela primaria? Recuerdo que mi profesor mostró nuestra clase cuando estaba en segundo grado. Mi maestro se metió en la posición de flexión (las manos en el suelo, los dedos en el suelo, el cuerpo en un tablón). Inclinó los codos, tocó la nariz contra el suelo y empujó hacia atrás. “Ahora es tu turno”, dijo. “Darle una oportunidad.”

Entonces pareció recordar algo. -Oh -dijo-. “Chicas, si no puedes hacer una verdadera flexión, solo pon tus rodillas en el suelo para que sea más fácil”.

De Verdad? ¿Qué quieres decir? Puedo hacer una Flexión, subir así!

Mi papá le enseñó a mi hermana y mi flexiones y nunca mencionó que las rodillas eran una opción! La mayoría de las niñas pequeñas pueden hacerlas … a menos que se les dice que probablemente no será capaz de hacerlo. Entonces cuando parece difícil – porque es – se les dice que está bien hacer “flexiones de la niña”.

Tu niña debe estar preparada para ser fuerte. Ella debe saber lanzar una pelota de béisbol y estar orgullosa del hecho de que ella puede. El término “lanzar como una chica” no debe ser parte de su vocabulario!

Anímelo – trate de no empujar o dar conferencias, sino alentarla a creer que puede hacer cosas difíciles, desafiando cosas, cosas inusuales … para creer que el trabajo duro y el esfuerzo y la perseverancia, no el género, hacen la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Pon ese ejemplo y dile que estás orgullosa cuando la ves exhibiendo esos rasgos. Las niñas pueden hacer cualquier cosa … incluso flexiones reales. Todo lo que tienen que hacer es intentarlo.

3. Hacer preguntas es mucho más importante que tener todas las respuestas
Cuando la gente que entra en un rol de liderazgo me pide consejo, les digo que recuerden una cosa: “A nadie le importa lo mucho que sabes hasta que saben lo mucho que te preocupas por ellos.” (Eso no es mío. Hasta que descubrí que era de Teddy Roosevelt.)

Cuando la gente sabe que realmente se preocupan por su éxito, sobre lo que los motiva y lo que personalmente están tratando de lograr, entonces realmente pueden preocuparse por usted y su éxito como líder. Cuando la gente sabe que te importa, te escucharán … y harán casi cualquier cosa por ti.

Los grandes líderes escuchan mucho más de lo que hablan. Ellos hacen preguntas. Mantienen contacto visual. Sonríen y fruncen el ceño y asienten con la cabeza. Ellos responden, no tanto verbalmente pero con afirmación no verbal que están comprometidos con usted.

Las niñas son notorias por ser habladoras … al menos más habladoras que sus homólogos masculinos. Enseñe a su hija a hacer grandes preguntas ya escuchar las respuestas que siguen. Practique en cenas familiares … Tome turnos para hacer preguntas y escuchar las respuestas de todos.

4. Cómo estrechar las manos
La mayoría de los papás enseñan a sus hijos a estrechar la mano cuando se encuentran con la gente. La mayoría de las mamás no; Enseñan a sus hijas a hacer contacto visual, a sonreír, a hablar cortésmente … pero a estrechar la mano? No tanto. ¿Por qué? ¡Esa es una buena pregunta! (Los papás parecen ser los guardianes del conocimiento de apretón de manos en el mundo.)

Cuando su hija crece para ser una mujer de negocios, ella debe saber cómo dar la mano apropiadamente. Sin importar el género, alguien que ofrece un apretón de manos tentativo, débil o incómodo demuestra una carencia de confianza en sí mismo y no transmite cualidades de un líder. Enseñe a su hija cómo darle la mano. No dejes que se salga con nada menos que un apretón de manos monstruo! Ayúdela a practicar el contacto visual mientras le da a su mano una sacudida sólida.

5. Cómo cambiar un neumático y usar una sierra de mesa
Cuanto más sabemos – cuanto más podemos hacer – más independientes podemos llegar a ser. Si bien es bueno confiar en los demás (de lo contrario no llegaríamos casi tanto) un sentimiento de auténtica independencia viene de saber que, si es necesario, siempre puede confiar en sí mismo.
Mi papá me enseñó cómo clavar clavos, cómo usar una sierra de mesa y una lijadora eléctrica. Él me enseñó cómo cambiar un neumático y me cronometró como lo intenté yo mismo (como Darren McGavin en la historia de Navidad).
No quería que estuviera atascado en el lado de la carretera,… más importante, él quería que yo supiera que yo podría cuidar de mi por mi cuenta, porque él quería que me sintiera segura e independiente.

 Muéstrele a su hija que la única diferencia real en las personas radica en sus habilidades, conocimientos, actitud y motivación, y por eso puede hacer y ser lo que quiera.

Fuente: Linkedin
Autora: Stephanie Leffler


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: