Liderazgo femenino en la empresa familiar

Autora: Cristina Alvarado Alvarez.

La integración de las hijas dentro de las empresas familiares ya es una realidad.

Hace unos años hablar de la mujer dentro de la empresa familiar suponía hacer una labor de sensibilización y reconocimiento hacia el papel que las hijas podían desempeñar en la sucesión, a través de su incorporación al trabajo dentro de la empresa familiar.

En la actualidad, la integración de las hijas dentro de las empresas ya es una realidad. Afortunadamente, existe una mayor igualdad de oportunidades entre hijos e hijas a la hora de entrar a participar de forma activa dentro de la empresa familiar a través del trabajo. No obstante, todavía existe un largo camino por recorrer para muchas mujeres dentro de la empresa familiar, especialmente por lo que se refiere a su desarrollo como directivas y líderes. ¿Cuáles son los principales retos que afrontan muchas directivas dentro de sus empresas familiares? ¿Cómo pueden convertirse en auténticas líderes de sus empresas familiares? ¿Cómo dar el salto al gobierno corporativo de sus empresas? Percibo que existen 3 grandes retos o vías de desarrollo para las directivas de empresas familiares:

1. Superar el “techo de cristal” autoimpuesto, es decir, ganar mayor confianza en sí mismas para poder traspasar las propias barreras que muchas de ellas se ponen en su desarrollo dentro de la compañía. Los fantasmas de no sentirse suficientemente reconocidas en su labor como directivas, la sensación de no ser lo suficientemente capaces para ser líderes o la incredulidad hacia sus propias capacidades, se convierten en una fuente constante de inseguridad para muchas de ellas.

2. Participar activamente en el gobierno de sus empresas, a través de la toma decisiones y la definición de la estrategia empresarial. Para ello deben buscar la excelencia a través de la formación continua y la asunción de retos ambiciosos que les permitan aprender a dirigir de forma eficiente a los equipos, tomar decisiones en situaciones complejas, desarrollar un talante emprendedor e innovador y ampliar su red de relaciones en el mundo empresarial, para poder desarrollar un perfil sobresaliente como consejeras ejecutivas de sus empresas y aportar valor a la toma decisiones.

3. La conciliación de su carrera como directivas y el papel que juegan dentro de sus familias. Sin duda se trata de una de las tareas más difíciles y delicadas la de lograr un equilibrio entre la dedicación plena que requiere el desarrollo del liderazgo dentro la empresa y el trabajo diario y constante que implica tener una vida personal y familiar. Sin embargo, existen muchos casos de mujeres directivas que han logrado compatibilizar ambas facetas de su vida, a través de enfocar sus esfuerzos hacia lo que les aporta valor como directivas y a enriquecer sus relaciones familiares y personales a pesar de tener un tiempo limitado.

Estos tres retos los considero centrales para el desarrollo directivo de las nuevas líderes de las empresas familiares que han decidido dar un paso adelante, y coger el testigo de la continuidad de sus empresas familiares, convirtiéndose en líderes de equipos de alto rendimiento que estén orientados y motivados hacia el crecimiento, la innovación, la promoción de la cultura emprendedora y la competitividad.

icon source Fuente: laempresafamiliar.com



Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: